Convivencia Escolar

Nuestro Colegio es un espacio en donde la apropiación de conocimiento debe construirse en directa relación a nuestra vida social y los patrones de convivencia forjados desde nuestra infancia, ya que es en ésta en donde se aprende acerca de los derechos y las responsabilidades que implica pertenecer y ser miembro de una comunidad. Como colegio no sólo transmitimos el saber  científicos, sino ser un agente socializador y facilitador de estos procesos para favorecer la democracia en sana convivencia.

Como institución cristiana, nuestra visión favorece aquellos procesos de convivencia escolar los cuales plantean mejorar la calidad de vida de la comunidad en general (estudiantes, familia, docentes, personal administrativo), estableciendo estrategias educativas y sociales que generen espacios de convivencia en nuestra comunidad educativa, fomentando espacios de buena relación, respeto y armonía.

Es por lo anterior, que la encargada de Convivencia escolar en conjunto con el Equipo de Gestión de convivencia, serán los encargados de investigar de conformidad al Reglamento del colegio, las conductas consideradas como situaciones de violencia escolar y/o actos delictuales (tipificados posteriormente en gradualidad de faltas graves y gravísimas), las que deberán ser debidamente  explicitadas  en informes acerca de los casos de violencia escolar, y ejecutar de manera permanente los acuerdos, decisiones y protocolos de actuación definidos, los que serán abordados por el Comité o Comisión  de Sana Convivencia  Escolar. Del mismo modo, se implementarán acciones de prevención de Violencia entre pares y en su virtud las estrategias de promoción del buen trato y resolución alternativa de conflictos (talleres socioeducativos a nivel grupo-curso, jornadas de trabajo en prevención de Violencia Escolar convocando a actores de la comunidad educativa, talleres psicosociales en temáticas de Convivencia Escolar para personal del Colegio, entre las actividades principales), focalizándose en las fortalezas de nuestras estudiantes, promoviendo valores y rescatando la esencia del vivir en sociedad. La encargada de convivencia escolar a su vez, definirá la pertinencia de realizar derivaciones a equipo psicosocial del colegio a fin de abordar temáticas en los distintos niveles de acción (orientación personal, consejería familiar, talleres grupales; etc.), finalmente ejecutará las acciones de seguimiento y monitoreo propias de los protocolos de actuación y en ello de las medidas de sanción impuestas (suspensión temporal, condicionalidad de la matrícula) y de otras situaciones que la Dirección le encomiende.